Patagonia Inc dedica parte de sus recursos a analizar tejidos que no dañen el medio ambiente

Uno de los requisitos que mayor peso adquiere como factor determinante de consumo entre las nuevas generaciones es que las empresas apuesten por modelos de negocios sostenibles, esto es, que no produzcan un impacto negativo en el ambiente global, la sociedad o la economía. Gracias a esta presión, la responsabilidad social corporativa es cada día mayor. Sin embargo, siempre ha habido empresas que, desde su concepción, han apostado por modelos sostenibles, aun cuando la presión social era menor que ahora y la apuesta nacía por convicciones propias.

Uno de los ejemplos que en la historia de la responsabilidad social más se destacan es el de la empresa californiana Patagonia,  fundada en el año 1973 por el escalador americano Yvon Chouinard. 

Con un enfoque dirigido esencialmente a la protección del medio ambiente y a la búsqueda de soluciones a la crisis ambiental, Patagonia ha producido notables innovaciones en cuanto al diseño de productos ecológicos y deportivos de excelente calidad, a partir del aprovechamiento de fibras naturales, con el objetivo de producir el menor daño posible a la naturaleza. Chouinard estableció como objetivo fundamental la fabricación de ropa lo más duradera posible, a la par que la mayoría de su mercancía fuera 50% reciclable, lo que suponía todo un reto para las actividades de montaña.

Un libro escrito por el fundador de Patagonia recoge la historia de la compañía

Una de sus últimas medidas en pro del ambiente data de hace apenas unos meses, de abril pasado en concreto, y apuesta por el reciclaje,  al desarrollar una política que permite a sus consumidores devolver la mercancía Patagonia utilizada, y cambiarla por créditos, con los que adquirir nuevos productos. La mercancía que se devuelve es limpiada y reparada, para luego ponerla a la venta en el sitio web de la compañía “Worn Wear”.

Es, además,  una compañía activista que dona el 10% de sus ganancias anuales desde el año 1985 a ONG’s relacionadas con el medio ambiente y, al mismo tiempo, financia otras actividades y programas que tengan como valor la lucha por un planeta sostenible.

Principales fibras naturales usadas por Patagonia, Inc.

Específicamente, para la fabricación de su mercancía, muchas de las prendas de vestir y accesorios de Patagonia utilizan algodón orgánico y no el algodón convencional, debido a los resultados obtenidos en sus estudios en el año 1990, en cuanto al impacto que genera el uso del algodón convencional.

Algunos de los más importantes daños observados por Patagonia se refieren a la implementación de químicos y fertilizantes (se rocían cerca de 3.1 millones de kilos cada año) por parte de los agricultores, que envenenan la tierra, el agua, el aire, causando daños irreparables en los seres vivos que habitan en las inmediaciones de los cultivos y trasladándose en ocasiones al ser humano.

Captura de pantalla de una de las secciones de la web de Patagonia, en concreto sobre el nuevo localismo.

Las ventajas del uso del algodón cultivado orgánicamente radican en que, aunque requieren de mayor tiempo de cultivo y ciertos conocimientos y habilidades especiales, exigen menores cantidades de agua y químicos dañinos, al mismo tiempo que fortalecen la calidad del suelo, permitiendo su reutilización. Esta alternativa usada por Patagonia, Inc. suele costar más que el algodón convencional, pero la empresa sigue adelante con su apuesta y desde 1996 usa el algodón orgánico en todos sus productos con este tejido.

Además del algodón orgánico, Patagonia, desde hace cinco años, ha intentado reemplazar el uso del nylon no reciclado por el que sí lo es. Aunque la química de los polímeros hace difícil el reciclaje de este material, después de muchas investigaciones y pruebas de la empresa, se han encontrado algunas fibras del nylon que son aprovechables. No obstante, la búsqueda para el reciclaje definitivo de su fibra sigue en pie.

Patagonia también utiliza el nylon desechado por las industrias de redes de pesca, así como los residuos de otras fábricas de tejidos e hilachos, que son procesados para reutilizarse. Por otro lado, esta marca de vestuario outdoor ha innovado la industria del surf al fabricar y patentar una tela hecha a base de guayule, una hierba natural que promete causar mucha sensación entre los asiduos a este deporte.

Patagonia, Inc. ha extendido recientemente su línea de productos, añadiendo prendas y accesorios para otros deportes como el esquí, el surf y otros de uso habitual, siguiendo los cánones de respeto al medio ambiente que han caracterizado esta marca.

Aparte de su conciencia ecológica, la responsabilidad social de Patagonia abarca muchas más áreas: paga licenciaturas de sus empleados, posee centros de cuidado de niños en sus instalaciones para que los padres puedan conciliar el trabajo con su familia, etc.

Un libro escrito por el fundador de Patagonia recoge la historia de la compañía. (Ver el libro en Amazon)

Deja un comentario