El empresario, filántropo y billonario de 67 años, Richard Branson, es conocido globalmente por ser el fundador del Grupo empresarial Virgin, al que dio vida en 1970 y que actualmente lo conforman más de 360 empresas y 50.000 empleados. El ecléctico conglomerado multinacional engloba una amalgama de productos y servicios que abarcan desde videojuegos, libros, música o servicios financieros hasta telefonía móvil e incluso vuelos espaciales.

Con motivo del día de la madre en el Reino Unido, el magnate publicó en el blog de su compañía una entrada dedicada a su madre, titulada “Mi madre, mi mayor inspiración”. En dicha publicación, Branson escribe que su progenitora le ha ayudado a trazar su camino hacia el éxito y, que, de hecho, ella misma es una empresaria pionera que a sus 93 años sigue presidiendo la activa Fundación Eve Branson.

Para él, su madre siempre ha sido un claro referente y su principal fuente de inspiración. Branson le agradece especialmente que le motive “cada día y todos los días” de su vida. Además, añade que ella le enseñó que “incluso el cielo no es el límite; y que imposible es sólo una palabra”. Curiosamente, el famoso empresario ya ha planeado viajar al espacio en abril de 2018.

En su publicación en el blog de Virgin también menciona, respecto a su madre, que “su guía y amor le han habilitado para ver la fuerza y la aptitud en todas las mujeres” y agrega que “está rodeado de mujeres, cuyo impacto en el mundo es apasionadamente fascinante”.

Desde que era pequeño, Branson nunca ha encajado en el prototipo de persona corriente. Cuando era un niño ya era inquieto y le gustaba emprender aventuras como criar pájaros. Posteriormente, decidió dejar los estudios a los dieciséis años para comenzar una revista y a los cuarenta y seis, cuando ya era un exitoso empresario, intentó, sin éxito, dar la vuelta al mundo en globo. Pero lejos de sentirse derrotado, posteriormente batió el Record Guiness cuando su globo Virgin Atlantic Flyer fue el primero en cruzar el Atlántico.

Richard, Eve, Lindy y Vanessa. Foto: Virgin.com

En general, los progenitores, ante comportamientos que consideran rebeldes o inapropiados por parte de sus hijos e hijas, aplican castigos o simplemente les imponen lo que ellos consideran que es mejor.

En cambio, el padre y la madre del fundador de Virgin siempre optaron por no solo dar libertad a Branson para que diera vida a sus ideas, sino incluso animarle a que emprendiera sus proyectos, aunque estos parecieran demasiado locos, raros o arriesgados. Según Eve, de pequeño siempre pensaba en formas de hacerse rico, cambiar el mundo o incluso ambas cosas. De mayor logró hacer realidad esos sueños.

Posiblemente, esta actitud de sus progenitores estimuló el espíritu emprendedor en Richard Branson y definió, en gran parte, su carrera profesional.

Le enseñó cómo saber tratar a los demás

Sin embargo, el propio magnate asegura que la habilidad más importante que su madre le enseñó y que le ha resultado crucial para lograr alcanzar el éxito es saber cómo tratar a las demás personas.

Cuando Branson era un niño, Eve prestó especial atención en transmitirle la importancia del respeto hacia los demás. Él afirma que esa educación modeló decisivamente su estilo de liderazgo. Ella le enseñó a ver siempre lo mejor de las personas y a no decir nunca nada dañino sobre alguien. Branson asegura que buscando lo mejor de las personas, consigues lo mejor de ellas. También apunta que, para un líder, esa habilidad es esencial y que determina el rumbo de tu vida.

Para el magnate billonario, las enseñanzas de su madre han sido las que más le han influido, llegando a consolidar tanto su innato espíritu de emprendedor como sus habilidades de liderazgo.

La relación entre Richard y Eve Branson es un ejemplo de la capacidad que las personas tenemos de contribuir y mejorar la vida de los demás. Es una historia real sobre cómo los valores y la educación que transmitimos a aquellas personas cercanas pueden llegar a ser fundamentales, tanto en su formación como personas como en las decisiones vitales que toman y en las habilidades que desarrollan, pero sobre todo en la forma en que ven el mundo e interactúan con él.

 

Foto: virgin.com

Deja un comentario