Jim Cline estaba semiretirado cuando fue llamado para este nuevo reto. Foto/Fortune-Youtube

Cuando a finales de 2007 Jim Cline recibió una llamada de Ron Kaplan, su anterior jefe, para ayudarle a remodelar una empresa llamada Trex, Jim Cline, tenía 56 años y estaba casi jubilado. Se dedicaba a pescar, a disfrutar de paseos en barco y a remodelar su casa.

Trex es la empresa líder a nivel mundial en ofrecer alternativas a la madera para construir cubiertas de patio traseras. Hace una década estaba al borde de la bancarrota debido a una burocracia interna disfuncional y una gestión empresarial nefasta.

Cline comentó sobre la corporación que se basaba en un espíritu emprendedor en el que “la gente tomaba decisiones muy pequeñas” pero no existía “una estructura dominante que pudieran usar como guía”.

Jim Cline contaba con una larga carrera a sus espaldas. Tras graduarse en contabilidad empresarial en la Universidad, trabajó como director financiero en ‘True Temper Hardware’. Después, en 1994, se convirtió en vicepresidente de la empresa ‘Harsco’ de la cual Ron Kaplan era presidente. Kaplan se fue de la empresa en 2005 y Cline en 2007 y poco después recibió la llamada de Kaplan para trabajar conjuntamente y salvar a la empresa Trex de la bancarrota.

Cline aceptó la propuesta de Kaplan porque se sentía atraído por el reto que suponía y “a mayor riesgo, mayor oportunidad de una recompensa elevada”.

Así que Kaplan como nuevo CEO de la empresa y Cline como director financiero, comenzaron la difícil labor de salvar Trex. Recuerdan quedarse impresionados cuando descubrieron que los managers y directores conocían las soluciones, pero no conseguían implementarlas.

Un control de calidad muy pobre

Cline examinó la empresa y se dio cuenta de que el negocio no estaba planificado con visión de cara a las necesidades futuras. Además, el control de calidad era muy pobre, así que tuvieron que pulverizar y reciclar gran parte de lo que ya había sido manufacturado. Unos doce ejecutivos de Trex fueron despedidos.

Sin embargo, el cambio inicial más importante según Cline fue modificar el sistema de bonificaciones. No se habían concedido bonificaciones desde hacía años, así que les dieron a los empleados un incentivo inicial de 500 dólares.

Ese mismo incentivo era el que tenían la intención de implantar mensualmente Kaplan y Cline si los empleados conseguían que se disminuyera el coste de producción a la vez que se mejoraba la calidad de los productos. Invitaron a todos los empleados a que propusieran sus ideas y, según Cline, los empleados “casi siempre consiguen bonificaciones desde entonces”.

Trex es líder mundial en soluciones alternativas a la madera para patios. Foto: Fortune-Youtube

Diseño de un producto más longevo y mejorado

En 2009, tras pedir Kaplan y Cline al departamento de investigación y desarrollo de la empresa que trabajaran en un producto más longevo y mejorado, Trex lanzó al mercado ‘Trascend’, un producto revolucionario en la industria. ‘Trascend’ está hecho de bolsas de plástico recicladas, serrín y viruta.

El nuevo producto rápidamente se convirtió en la alternativa a la madera ya que garantiza que las cubiertas de los patios sean inmunes durante 25 años a las termitas, la putrefacción, las manchas, los rayones, los rasguños y el debilitamiento que sufre la madera.

Por si fuera poco, ‘Trascend’ no requiere de la tala de árboles y ahorra 200.000 toneladas de desecho al medio ambiente. A ello se suma, la cantidad de dinero que se ahorra en su producción. Desde entonces, la empresa ha sido galardonada con varios premios nacionales. En 2015, año en que Claine sustituyó a Kaplan como CEO, Trex ganó seis premios de excelencia en el diseño.

En el año 2011, Trex logró alcanzar la estabilidad financiera terminando de pagar todas sus deudas a largo plazo. Durante los siete años en los que Cline fue director financiero de la corporación, la deuda pasó de 134 millones de dólares a un millón. La línea básica de actuación de Cline, según el mismo, se basa en tres premisas:

  • tener un plan general,
  • ser fiel a ese plan y
  • no obsesionarte con ese plan diariamente, especialmente cuando las cosas no van bien.

Actualmente, la empresa también abarca otras líneas de negocio: subestructuras, mobiliario de exteriores, iluminación y escaleras.

También, hace un año, en 2016, se inauguró la ‘Trex University’ en la sede de la corporación.

De la experiencia en Trex, Cline tiene clara la necesidad de escuchar activamente a los empleados para llegar a saber en quién se puede confiar y en quién no. Por su parte, Kaplan admira la rectitud y humildad de Cline que asegura que “infunde respeto en aquellos que Cline tiene a su cargo” y que “su equipo le seguiría a cualquier parte”.

Deja un comentario