Chen Feng, presidente del conglomerado chino

Es probable que no haya escuchado hablar de un gran conglomerado de empresas llamado HNA, pero, poco a poco, este silencioso gigante empresarial, de origen provinciano, está comprando medio mundo. De hecho, en julio de 2016, la revista estadounidense Fortune situó al vasto conglomerado de empresas en la posición 353 del ranking anual de compañías más grandes del mundo y, en 2017, ha alcanzado el puesto 170. Sus ingresos anuales superan, actualmente, los 53.000 millones de dólares. En sólo un año, HNA ha incrementado sus ganancias un 80%.

Su actual CEO, Adam Tan, tiene claro su objetivo, situarse entre las diez primeras compañías más grandes del mundo y parece que lo va a conseguir. Se estima que, en 2018, HNA ya se encontrará entre las cien primeras.

Un crecimiento vertiginoso

Desde su fundación en 1993 de la mano de su principal accionista actual, Chen Feng, HNA no ha dejado de crecer a un ritmo vertiginoso. Su sede ahora se encuentra en Shanghai, pero su despegue fue en Hainan, una isla china. Inicialmente, se trataba de una aerolínea que contaba solamente con dos aviones. De hecho, HNA es un acrónimo de Hainan Airlines, su nombre inicial.

El gigante chino empezó a operar en la isla de Hainan. En la foto, un templo budista en la costa de Hainan.

George Soros, el conocido gestor de fondos de inversión, creyó en las posibilidades de crecimiento de Hainan Airlines e invirtió 25 millones de dólares adquiriendo el 25% de acciones de la compañía. Como resultado, la isla se convirtió en un destino preferente para los turistas chinos y, en la actualidad, HNA dispone de una flota de 1.250 aviones en los que 100 millones de viajeros realizan vuelos nacionales e internacionales. Hoy en día, el grupo empresarial cuenta en plantilla con más de 400.000 empleados alrededor del mundo y tiene presencia en todos los continentes.

Adam Tan manifiesta abiertamente su deseo de que la compañía adquiera un carácter global y considera que “HNA es parte de la familia europea”. Además, recientemente, el CEO de la compañía confesó públicamente que su objetivo en los próximos diez años es que los ciudadanos estadounidenses vean a HNA como una empresa de los Estados Unidos.

Adquisición de empresas de todo tipo

Esta visión de su CEO explica la agresiva estrategia que practica la acaudalada compañía, realizando multiplicidad de inversiones en la compra de multinacionales más allá de sus fronteras. En los últimos años, han invertido más de 145.000 millones de dólares en todo tipo de empresas, que se dividen en diferentes ámbitos de gestión: tecnología, turismo, medios de comunicación y entretenimiento, bancos, construcción, comercio minorista, logística y, claro, aerolíneas. Por eso es muy posible que te hayas alojado en uno de sus hoteles, viajado en uno de sus aviones, o que parte de tu dinero se guarde en una de sus filiales financieras.

Adam Tan deja claro que en eso consiste su negocio, “gestionamos desde líneas aéreas a negocios aeroportuarios, pasando por centros comerciales o agencias de viaje”.

Principal accionista de Deutsche Bank y parte en Hilton, Carlson, etc.

Entre sus inversiones más notables, cabe destacar la reciente compra de la mayoría de participaciones de ‘Deutsche Bank‘, lo que ha convertido a HNA en la principal accionista del banco tras invertir 3.700 millones de dólares.

En lo que a cadenas hoteleras respecta, el vasto conglomerado empresarial tiene gran parte de acciones de los ‘Hoteles Carlson’, el 15% de acciones de los ‘Hoteles Red Lion’ y, pagó hace unos meses, 6.500 millones de dólares por el 25% de acciones de la cadena hotelera ‘Hilton‘.

En el ámbito tecnológico, los ejecutivos de HNA visitaron California en diciembre de 2016 para comprar por 6.000 millones de dólares ‘Ingram Micro’, el mayor distribuidor de productos tecnológicos que opera en más de 160 países. También, compró integralmente la aerolínea irlandesa ‘Avolon’ por 7.700 millones de dólares y los servicios aeroportuarios de ‘Swissport Group’ por 2.800 millones de dólares.

Sin embargo, tal vez, la cifra más elevada es la de los 200.000 millones de dólares que HNA pagó por la mayoría de acciones del fondo de inversión neoyorquino ‘SkyBridge Capital’. Además, el grupo empresarial chino tiene múltiples inmuebles en las principales ciudades de Estados Unidos y ocho parques de golf en Washington, adquiridos por valor de 137.500 millones de dólares.

Críticas sobre la falta de transparencia de la procedencia de sus fondos

Por otro lado, la expansión del gran gigante chino y su falta de transparencia no ha pasado desapercibida. Aunque Adam Tan afirma que el rápido desarrollo de la compañía se ha conseguido sin dinero del gobierno chino, el medio de comunicación China Money Network ha mostrado su escepticismo ante el meteórico crecimiento de la multinacional. Un informe de la agencia de crédito china Shanghai Brilliance, revela que es muy posible que HNA haya disfrutado de la protección de las élites políticas chinas, lo que pone en tela de juicio la independencia de su financiación y su supuesta desvinculación con el partido comunista chino.

En cualquier caso, el polémico gigante silencioso pronto será internacionalmente conocido.

Deja un comentario