Hay muchos libros que hablan de la necesidad de ir eliminando malos hábitos y sustituirlos por otros que nos ayuden a desarrollarnos mejor en nuestra vida profesional y personal. Pero, muchas veces, son tantos los hábitos que hay que eliminar y tan contradictorias las listas que unos y otros elaboran, que el intento por cambiar es vano.

Pero Bill Gates y Warren Buffet coinciden en la necesidad de eliminar uno en concreto: renunciar estratégicamente a algunas actividades para enfocarse en otras más gratificantes puede ayudarlo a alcanzar sus metas.

Por ejemplo, como cuenta la sección Make It de la CNBC, si bien el amor de Gates por la tecnología lo ayudó a construir una compañía multimillonaria, se niega a dejar que lo distraiga de las cosas importantes.

“Dejé de escuchar música y ver la televisión cuando tenía 20 años. Suena extremo, pero lo hice porque pensé que simplemente me distraerían de pensar en el software”, escribió el multimillonario en una publicación del blog. Aplica los mismos valores cuando se trata de la crianza de los hijos. Gates no permitió que sus hijos tuvieran teléfonos móviles hasta que cumplieron 14 años (en promedio, los niños reciben sus primeros teléfonos celulares a los 10 años). También mantiene una regla de “no teléfonos” durante las comidas familiares.

Buffett tampoco es fanático de las distracciones de la tecnología. El CEO de Berkshire Hathaway no tiene un ordenador en su oficina. Limita las distracciones de Internet a ser dueño de un teléfono plegable, a pesar de las muchas veces que el CEO de Apple, Tim Cook, trató de convencerlo de unirse a la revolución del iPhone.

Aficiones con altos rendimientos

Una vez logrado que la tecnología no nos absorba e invada constantemente nuestra vida, es bueno tener aficiones que sean productivas. El hecho de que una actividad sea “productiva” no significa que no pueda ser divertida. Si lo encuentras realmente agradable y gratificante, quédate con él.

Para Buffett, ese pasatiempo es jugar al bridge, un juego que requiere mucha paciencia, estrategia y tácticas. “Tiene que ser el mejor ejercicio intelectual”, afirma. “Se ven situaciones nuevas cada diez minutos. El bridge trata en el fondo de sopesar los índices de ganancia y pérdida. Está haciendo cálculos todo el tiempo”.

Buffett también dedica mucho tiempo libre a la lectura. Cuando se le preguntó sobre su secreto para el éxito durante una charla en la Escuela de Negocios de Columbia, recogió una gran cantidad de documentos y respondió: “Lea 500 páginas como esta todos los días. Así es como funciona el conocimiento. Se acumula, como un interés compuesto”. Incluso hoy, el inversionista multimillonario gasta el 80 por ciento de su tiempo en leer.

En ese sentido, Malcolm Gladwell explica en su libro ” Outliers: the Story of Success ” cómo parte del éxito de Gates se construyó sobre la base de la “regla de las 10.000 horas”. La regla establece que el dominio de clase mundial de una habilidad requiere 10.000 horas de práctica. En el caso de Gates, era una práctica de programación.

Deja un comentario