De izquierda a derecha: las tenistas del equipo nacional de los Estados Unidos Carole Caldwell Graebner, Julie Heldman y Billie Jean King en Turín, Italia, celebrando la Copa de las Federaciones en 1966

Billie Jean King destacó por su brillante carrera como tenista, durante la cual ganó treinta y nueve títulos de Grand Slam. Además de ser una excelente tenista, también es una incansable feminista que  fundó la Asociación de Mujeres del Tenis y luchó fervientemente por los derechos de las mujeres, tanto dentro como fuera de la pista e incluso llegó a publicar un libro titulado ‘La Guerra de Los Sexos’.

Uno de los momentos más épicos en la carrera de Billie Jean King, y en la historia del tenis, fue cuando en 1973 derrotó, en la llamada ‘Batalla de los Sexos’, al fanfarrón Bob Riggs, un ex tenista campeón del mundo que se autodenominaba como “cerdo machista”. Bajo el mismo título que se dio al célebre evento, se estrenó este año una película que narra cómo fue aquel acontecimiento al que acudieron treinta mil personas.

Más de cuatro décadas después, King explica que la felicidad se encuentra tanto en la vida personal como en la plenitud del desarrollo profesional.

Recientemente, en una conferencia que impartió en una sala llena de mujeres jóvenes mencionó que, a menudo, la gente joven sólo se centra en lograr el éxito externo y no le presta atención a otras áreas de sus vidas. “Hoy en día todo es acerca de lo externo. No olvidéis el éxito interior”, aconsejó con énfasis la deportista ex profesional.

Para ella hay tres actitudes que facilitan el éxito y la felicidad, tanto en la vida personal como en la profesional.

“Podemos elegir”

La primera es enfatizar las relaciones. Recalca que “las relaciones son muy importantes, la relación contigo mismo, con tu fe, si tienes una- todas estas cosas son muy importantes cotidianamente”. Igualmente, subraya lo afortunados que somos de poder elegir con quién nos queremos relacionar; “podemos elegir a nuestras familias, así que hacedlo si no estáis siendo bien tratadas”, les dijo a la multitud de chicas jóvenes que escuchaban sus consejos.

De la misma manera, insiste en que en los negocios, constantemente, hay que establecer conexiones, independientemente del trabajo que tengas. King argumenta que eso no se debe olvidar, porque la gente con la que has coincidido tal vez te pueda recordar en un futuro y si te conocen y saben cómo trabajas, a lo mejor, puedes encontrar el trabajo que quieres gracias a las conexiones que has realizado a lo largo de tu carrera profesional.

El segundo consejo de King es que nunca dejes de aprender. La ex tenista profesional cree que es crucial continuar aprendiendo independientemente del campo en el que trabajes. Pero, sobre todo, hace hincapié en “continuar aprendiendo cómo aprender”. No sólo se refiere a la formación reglada, sino a un concepto de aprendizaje mucho más amplio.

En la conferencia, la deportista relató que conocía a una empresa que seleccionaba exclusivamente a personas que hubieran estudiado en las universidades que conforman la prestigiosa Ivy League y que hubieran obtenido calificaciones excelentes. La ex campeona del mundo en tenis femenino explicó por qué ella estaba en desacuerdo con esta perspectiva: “Pienso que están perdiendo a mucha gente joven brillante”. Asimismo, añade que algunas personas que no obtienen notables y sobresalientes pueden tener otras cualidades que las empresas necesitan y no les dan la oportunidad que merecen.

Igualmente, King puntualiza que acceder a esas universidades es una cuestión de tener contactos y cree firmemente que estudiar en una de esas facultades “no significa que vayas a tener una educación mejor”.

Por último, la líder deportiva sostiene que la habilidad de solucionar problemas es una de las herramientas más poderosas para alcanzar el éxito. De hecho, resalta que es una cualidad que te ayuda a destacar bajo presión.

Su punto de vista está claramente determinado por su experiencia personal en el deporte; King expresa que “nada te enseña a cómo resolver problemas tan bien como el deporte. Pensamos ¿cómo gano este punto?”

Uno de los motivos por los que las personas que se dedican al deporte son efectivas a la hora de resolver problemas, es porque están acostumbradas a circunstancias muy estresantes y su profesión se basa en la superación constante. Para King, la presión es un privilegio. Según ella “el deporte te enseña cómo lidiar con la presión en la vida real. Aprendes y aceptas”.

 

FOTO: De izquierda a derecha: las tenistas del equipo nacional de los Estados Unidos Carole Caldwell Graebner, Julie Heldman y Billie Jean King en Turín, Italia, celebrando la Copa de las Federaciones en 1966 ganada contra el equipo nacional de tenis femenino de Alemania Occidental. 

Deja un comentario